Casas Rurales Románticas

DE VACACIONES EN CASAS RURALES ROMÁNTICAS

El verano pasado preparamos nuestras vacaciones como siempre, pero pensamos en hacerlas un poco diferentes a las del resto de años. Pensamos en disfrutar de una forma más romántica y relajada y si de paso ahorrábamos algo de dinero,  mejor que mejor.

Nuestro viaje comenzó en Asturias, buscamos algo fuera del núcleo de población, nada de ciudad llena de gente, queríamos una casita rural en la cual pudiéramos hacer actividades en la naturaleza y si nos apetecía ir a ver Oviedo o Gijón y pasar un día de playa. Al principio la idea nos echó para atrás, siempre que estás de vacaciones quieres despreocuparte y que las cosas se hagan solas, pero la verdad que una vez allí esa sensación desapareció totalmente.

Piloñeta Asturias

Piloñeta Asturias

La casa rural romántica se llamaba “Na Bolera” y se encontraba en la localidad de Piloñeta, es una pequeña aldea donde todo lo que te rodea es verde. La sensación de paz cuando llegamos allí hacia que te sintieras fenomenal. Los días que estuvimos allí los pasamos haciendo senderismo (podíamos ver a las vacas pastar por allí), fuimos a Oviedo y Gijón, y nos comimos una mariscada en Tazones, un pueblo pesquero cerca de dónde nos alojábamos. La estancia en la aldea fue mejor de lo que pensábamos y la casa nos aportó la intimidad necesaria para que esos días fueran una segunda luna de miel y las noches en el porche de la casa cenando y tomándonos una botella de sidra mientras respirábamos el aire fresco fue algo espectacular.

Los días siguientes bajamos un poco por las provincias de Castilla y León y nos fuimos al pueblo Arenas de San Pedro en la Sierra de Gredos. Buscamos otra casa rural, estaba un poco apartada, en un pequeño bosque de robles pero tenía lo que queríamos, tranquilidad. Las actividades allí son diversas, pudimos ir a bañarnos en piscinas naturales, hacer rutas de senderismo por la sierra e incluso fuimos al museo de la abeja. Como no está lejos un día visitamos Ávila y otro día fuimos a El Escorial. La casa rural que escogimos se llamaba “Casa Crisol” y ofrecía todo lo que te puede hacer falta en un día cualquiera, en su exterior tienen barbacoa y no nos resistimos a hacer un par de chuletones típicos de la tierra.

  • Casa rural Na´ Bolera
    Casa Rural en Asturias

Para terminar nuestras vacaciones pasamos por Rinconada, un pueblecito antes de Toledo. La casa rural romántica estaba en el pueblo, no como las anteriores, pero al tener poco más de cien habitantes era prácticamente como estar solos. La estética del pueblo no ha sido muy modificada a lo largo de los años, así que el viaje hacia el pasado está asegurado. Algo que recomiendo es pasear por el pueblo de noche, viene bien para bajar la cena y para tomar un poco el fresco. Un día nos escapamos a ver Toledo ciudad, ya que está a unos treinta kilómetros. La casa se llamaba la “Casa de la Rinconada”. Y después de Toledo vuelta a casa.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *